sábado, 8 de enero de 2011

(Suspiro de alivio)

Bueno, parece que mi vida comienza a estar más o menos ordenada, lo que espero tenga repercusiones positivas para el buen hacer de este blog que lleva tanto tiempo conmigo y que tengo un tanto abandonaíco. Ya tengo una casa con vistas a duradera, con su propia Sala de Dados, en la cual aguarda/acecha una inquietante abuela de cerámica propiedad del anterior inquilino. En un principio pensé en eliminarla, pero he optado por aceptar que da personalidad a la Sala, es como una especie de Malvado Dios del Caos Geriátrico. La casa me encanta, es supercalentita, me paso el día cocida y eso me encanta. Debo tener genes de bogavante o algo. Además, mi cama es maravillosamente grande y cómoda, aunque el otro día oí al vecino hacerse una gayola y gemir como si lo estuvieran apuñalando y tuve mucho miedo. 
La cocina es pequeñita y guardar las cosas es bastante tetris, pero disfruto de un hombre con una percepción espacial interesante y eso me congratula.
Nos hemos traído a Bastet/Batman a la casa.  Gente, creo que vuelvo a tener un hogar.

Un saludo especial para Copépodo, que tuvo a bien ayudarnos en la mudanza. Si no hubiera sido por él, sería una niña límite transportando maletas en el metro.

10 comentarios:

  1. :D

    Pensaba que no habías sobrevivido a las cenas familiares de este año.

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena, calamar!!!

    Estoy deseando ir a ver tu casita (ponlo muy mono porque sólo iré una vez...4 pisos es mucho para mí)

    ResponderEliminar
  3. Chachi. Lo del cable con el transporte no fue nada, sólo espero que la fase final no fuese muy durilla, me supo mal no poder ayudaros ese día también.

    ResponderEliminar
  4. Pero... ¿dónde te has ido, pequeña?

    Jo, me hace tanta gracia que nuestros mininos se llamen igual :P

    Muás*

    ResponderEliminar
  5. 3 días para subir TODO. Montar los muebles nuevos. Fregar. Barrer. Y lo peor: colocar las cosas.
    Sé que siempre se subestiman las mudanzas... pero esto ha sido exagerado. La frase del evento:
    "Pensé que tenía menos cosas"

    ResponderEliminar
  6. Parece que fue una mudanza épica... felicidades por tener un nuevo hogar, a pesar de esas inquietantes vivencias con el vecino! xDDD
    Quiero foto de la abuela esa de cerámica que es una deidad del Caos Geriátrico.
    Pues eso, a descansar ahora, y a disfrutar!

    ResponderEliminar
  7. Je, siempre se piensa que se tienen menos cosas. Es lo bueno de las mudanzas, si las aprovechas bien sirven para hacer una profunda limpieza.

    Pues eso, que felicidades a los premiados y eso :-)

    ResponderEliminar
  8. No quiero gafar, pero... te convendría hacer acopio de insecticida por si la casita ya tiene inquilinos como la de Lorz... (por no hablar de mis malditas hijas de Pablo Motos, ¡argh!)

    ResponderEliminar
  9. Uooo, tienes un vecino matapajas! Horreur! Yo también quiero ver la abuela esa! Foto , fotooo!
    (con permisoooo...)

    ResponderEliminar
  10. Lanarch: no creas, este año ha habido un comedimiento... o igual he sido yo, que ahora las suelto con una sonrisa.

    Copépodo: anda, anda, ya bastante has hecho.

    Aralia: pues a Madrid, mujer, a la Capital del Kingdom!

    Rad: no voy a volver a comprar ninguna crema corporal hasta que las gaste todas.
    Jamás volveré a comprar cremas!

    Sonix: en ello ando, en ello ando

    Ex-se: a mí no... a mí solo me sirven para la culpa.

    Condesa: no, la verdad es que la casa está estupendosa, no me puedo quejar :)

    THemila: y ronca el cabrón!

    ResponderEliminar

¡Cuéntame tu vida, que hablar es gratis! Pero cuidadín con lo que dices. Este blog no es democrático. La Iraaa lo gobierna con mano de hierro.


La dirección de Epitafios y demás avisa: Es IMPRESCINDIBLE poseer pulgares oponibles para que tus comentarios sean considerados dignos. Así que si tu ortografía es paupérrima, mejor dedícate a otra cosa. Como aprender a escribir, por ejemplo.